Posted on 21 Mar in Noticias, Revista Palabras

Por Lic. Ana María Cogollos, Directora CEE INVEDIN

Desde el año 2006 se dio la primera celebración en honor a las personas con Síndrome Down, pero en realidad en diciembre del año 2011 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declara oficialmente el  21 de marzo como “Día Mundial del Síndrome de Down”, fecha que fue seleccionada por la Down Syndrome International, ya que el número mencionado representa la triplicación del cromosoma 21.

Esta condición fue descubierta por primera vez por el científico Inglés John Langdon Haydon Down en 1866, debido a características similares de una población, sin embargo,  en 1959, Jérôme Lejeune descubrió que el Síndrome de Down es el resultado de un cromosoma extra.

Aunque las personas con este síndrome se puedan identificar por su discapacidad cognitiva y ciertos rasgos físicos, lo primordial, es conocer que son individuos excepcionalmente maravillosos, excelentes bailarines, su capacidad de adaptarse a diferentes situaciones y de relacionarse con otras personas es increíble. Estas personas son muy enamoradizas y fieles representantes de los valores de nobleza, sinceridad y compañerismo. Muchos de ellos llegan a adquirir conocimientos en cuanto la escritura, lectura y cálculo. Han logrado grandes triunfos como Pablo Pineda, actor y licenciado en Psicopedagogía, Rafael Calderón, Trompetista, Karen Gaffney, nadadora y nuestro orgullo nacional José Omar Dávila director de la Orquesta Especial de Venezuela.

Es importante resaltar que detrás de las personas con Síndrome de Down encontramos un grupo de padres, educadores, terapeutas, médicos y amigos que contribuyen a resaltar sus grandes potencialidades y permiten que sus sueños se hagan realidad. Lo importante es no ponerles techo ni límites a las personas con Síndrome de Down, sino acompañarlos en el camino de crecer a través de una verdadera inclusión familiar, laboral y social, rompiendo de esta manera las barreras de la desigualdad.