Posted on 12 Mar in Destacado

Lic. María Fernanda García, Psicólogo Clínico INVEDIN

Ante las peleas entre hermanos, una actuación adecuada por parte del padre facilitará y mejorará la relación entre ellos. Pero ¿cómo se logra eso? Es una gran pregunta, las recomendaciones que se deben seguir podrán ayudarte a saber cómo actuar frente a éstas situaciones tan habituales entre los niños.

Uno de los motivos más frecuentes de celos y peleas entre los niños es la llegada de un nuevo miembro a la familia. Es por ello que los padres deben saber cuál es la mejor manera de resolver esta situación antes de que se convierta en un conflicto. Frente a una pelea de hermanos se recomienda indicar que se tranquilicen en espacios de la casa diferentes uno del otro,  cuando se les haya ocurrido una alternativa para resolver su problema, llevarlo a cabo y solucionarlo por su cuenta, sin la intervención del adulto a menos que los niños no cuenten con las estrategias y habilidades para llegar a un acuerdo, y los padres deben servir como modelo brindándoles estrategias para solucionar la situación.

¿Qué deben hacer los padres para ayudar a los hijos a resolver las peleas entre hermanos sin intervenir directamente?

  • Facilitar un ambiente donde esté presente la interacción positiva, es decir, evitar las discusiones delante de los hijos, hablar correctamente sin insultos, ni herir a los demás.
  • Los padres son modelos a imitar por los hijos, por lo cual deben mantener un comportamiento acorde, especialmente a la hora de resolver conflictos.
  • Enseñar a los hijos a expresar sus sentimientos de rabia, tristeza, ira, sin discutir ni pelear.
  • Si se llama la atención a los dos hermanos implicados en la pelea, se logra transmitir el mismo mensaje que si sólo se reclama a uno, es decir "no hay que pelear". Además, la competencia entre ellos desaparecerá, pues se aliarán para tratar de impedir las consecuencias tomadas contra ambos.
  • Cuando los celos irrumpen entre hermanos, la reacción de los padres debe ser la unión.
  • Ante las discusiones cada niño debe exponer su punto de vista.
  • Ambos niños buscan las posibles soluciones (si son muy pequeños o no saben cómo hacerlo los debemos orientar).
  • Se debe elegir una solución que satisfaga a ambos.
  • Se planea cómo llevarlo a cabo, se les puede ayudar y orientar sin sustituirlos dejando que lleguen a una conclusión y logren resolverlo por ellos mismos.
  • Sí hay agresión física entre los niños, los padres si deben intervenir y separarlos, se espera a que se tranquilicen y posteriormente se les pregunta a cada uno lo que sucedió siguiendo las orientaciones explicadas anteriormente.

Si estas recomendaciones se toman en cuenta y además se fomenta un ambiente de armonía, se propicia el compartir, respeto y amabilidad se logrará un hogar propicio para crecer feliz.

Fuentes de información:

Perucha, R. (2013). Celos entre hermanos. Extraído de http://suite101.net/article/celos-entre-hermanos-a56436#.VCoEHGd5MTs

Imagen:

Herrera, C. (2013) Pelea entre hermanos. Extraído de http://www.disciplinapositivamx.com/?p=623